Un mar de lenguas

Solsticio de verano

En muchas tradiciones, durante el Solsticio de Verano, se celebra a la Madre Tierra, todo lo femenino, se celebra a la vida que está en su apogeo. Es el momento en el que se cosecha la miel – de ahi el término “luna de miel”, porque a las parejas que se casaban en esta época (Junio) se les daba durante todo el mes comida rica en miel. La Luna Llena de Junio (la que acaba de pasar con el eclipse del 15) se conoce como “Luna de Miel”.

Tanto celtas, grieg@s como roman@s, hindúes… ya celebraban la festividad del solsticio de verano (210/06) con danzas y música que renovaban las energías de la madre naturaleza.

Actuaban como puntos de acupuntura sobre la piel del planeta con sus danzas y saltos y así la madre tierra les daba prosperidad, salud, amor y suerte. Danzaban y saltaban alrededor y sobre el fuego para protegerse de los demonios e impulsar fuerzas renovadas al sol para que continúe con su labor de luz y calor.

l@s celtas tenían la certeza de que en la mágica noche, los elementales de la naturaleza (hadas, gnomos, elfos, nereidas, silfos…) campaban a sus anchas por los sembrados energetizando las cosechas de los agricultores, quienes agradecían sus frutos con cierto rituales.  De ahí nos llega la costumbre en su víspera, de los ritos de iniciación con el fuego junto a las fogatas, fuego que renueva las energías con su símbolo de poder

El pueblo griego pedía en procesión de antorchas, a su dios Apolo, que la luz del astro sol continuase y que les librasen de las tinieblas

El pueblo romano celebraba la recogida de los alimentos para el otoño y el invierno, al mismo tiempo que practicaban los ritos de fecundidad de la madre tierra y también de los mismos romanos con ciertas hierbas mágicas.  Parece ser que las plantas desprenden todas sus propiedades en esa mágica noche, ayudando a las personas a sanar el cuerpo y el alma y conseguir los deseos más ocultos. Así se convierten en aceites, tisanas o amuletos

El pueblo hindú adora por fecha similar, con fogatas y cánticos a su dios indra, (dios del fuego). Limpian y arreglan sus hogares, preparan piras que purificaran con sus cenizas todo el próximo año, aprovechando las llamas de la pira para augurar y profetizar los próximos sucesos

Hay quien dice que es noche de bruj@s porque la transición astral que se produce con la ruptura del orden natural propicia la unión con el inframundo trayendo desgracias a las personas,

Pero también hay quien cree que es momento de unión con los elementales de naturaleza y por ello recogen hierbas, flores y aguas mágicas que les traigan prosperidad, felicidad, salud y abundancia

Pero cuando llegó arrasando la iglesia católica con todos sus estatutos y normas severas, no consiguió erradicar del todo lo que ellos consideraban y consideran ritos paganos. Así que optaron por adaptarlo a sus reglas, transformando a los elementales en angelitos buenhachones que cuidan de nuestra felicidad proporcionándonos bienestar. La iglesia católica hizo un titánico esfuerzo para cristianizar la fiesta pagana con el nombre de Juan y así también aprovechar las fuerzas mágicas del día y transformar los rituales en honor a su santo

Hay lugares, (polo norte) que tienen la gran suerte de poder presenciar el sol de media noche en la región septentrional, un sol que continúa brillando en las horas nocturnas.  La atmosfera de cada rincón tiene una carga energética especial, sobrenatural, mágica…  que si sabemos aprovecharla nos llenara de conocimiento, como la que adquirio allá por la edad media, un joven que realizaba día tras día y noche tras noche el mismo ritual

Se encaramaba a lo alto de su cabaña y desde allí disparaba una flecha a la luna o al sol

La vecindad comentaba de su locura por pretender darle a la luna o al sol, cosa que por supuesto nunca logro hacerlo, pero… se convirtió en el arquero más habilidoso de su época

No es necesario que creas a pies juntillas lo que se comenta sobre ti, pero tu apunta alto, muyyy alto con tu flecha interior, y si tu amor y fe son realmente fuertes… lo conseguirás!!!!

y es hora ya de ir retirando de nuestra cotidianidad estos rituales fatuos y vacíos de antaño tan llenos de supersticiones y abrir nuestra mente a las pulsaciones que nos envía nuestra madre tierra.

de la web de Daleth González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *